Consiste en la presencia en la columna vertebral del bulldog de vértebras de tamaño menor al habitual, por un defecto del desarrollo.

Suelen estar presentes en la zona tóracolumbar y provoca cifosis (encurvamiento hacia dentro) de la columna.

Las hemivértebras son muy frecuentes en bulldogs, por la conformación que tiene esta raza, aunque la mayoría son asintomáticos.

Eso sí, la inestabilidad generada por estas vértebras, hace que tengan mayor tendencia a dolor de columna o incluso parálisis de las patas de atrás en casos severos, por presión en la médula espinal en la zona afectada.

En estos casos es imprescindible un tratamiento inmediato para lograr desinflamar la médula.

El tratamiento con fármacos y rehabilitación de columna (fisioterapia del bulldog) es útil, pero en casos severos o que no responden al tratamiento inicial, se hace imprescindible el tratamiento quirúrgico.