Mi Bulldog

Medicina y Cirugía del Bulldog

Enfermedades (Page 2 of 6)

Prolapso de uretra en el bulldog

Es una patología bastante frecuente en machos jóvenes. Consiste en la eversión (sale hacia afuera) de la mucosa de la uretra, por el orificio del pene. En las fotos se aprecia bien.

Los síntomas que observaremos en nuestro bulldog es el lamido continuo de la zona (punta del pene) y además con el paso de las horas o días la punta tiende a ponerse oscura hasta necrosarse (= muerte del tejido).

La cirugía tradicional consistía en el recorte de ese tejido y sutura, con resultados no demasiado buenos. La técnica actual para su resolución es la uretropexia, también puede apreciarse en las fotos.

Para quien quiera saber más puede consultar el artículo científico publicado por los veterinarios de este centro en la prestigiosa revista AVEPA (Uretropexia en el manejo del Prolapso uretral) . Para el que quiera visualizar paso a paso la cirugía puede consultar nuestro CANAL BULLDOG en YOUTUBE.

Prolapso de la glándula del ojo (chery eye) en el bulldog

prolapso glandula del ojo

Además de párpado superior e inferior el ojo del perro tiene también un párpado interno llamado membrana nictitante que sirve para proteger el ojo y ayudar a repartir la lágrima. Por la cara interna de esta membrana, en contacto con el globo ocular existe una glándula lagrimal. Ésta dispone de un ligamento que la mantiene en su sitio pero que en ocasiones se debilita y alarga o se rompe por lo cual la glándula asoma por encima del borde de la membrana. Si ésta no se inflama solo nos da problemas estéticos. Si se inflama la glándula comienza a aumentar de tamaño y ha dar molestias en el ojo. La tendencia del Bulldog en ese caso es de rascarse el ojo con objetos o con la misma pata, por lo que la glándula se erosiona e inflama más o bien se erosionan ellos mismos la córnea. Podemos ver secreción purulenta, lagrimeo excesivo y hasta sangrado.

prolapso glandula del ojo

Tratamiento: Dado que la glándula en cuestión produce aproximadamente el 30 % de la secreción de lágrima del ojo intentaremos conservarla. Esto es especialmente cierto en el Bulldog que tiene tendencia a la queratoconjuntivitis seca. La solución siempre es quirúrgica. En la medida de lo posible la técnica de elección permitirá la conservación de la glándula, nunca el corte. Nosotros recomendamos la técnica en bolsillo, mediante la cual se crea un orificio subconjuntival donde se introduce y fija la glándula. Asegúrate que tu veterinario está familiarizado con la técnica y con la anestesia en bulldogs.

prolapso glandula del ojo

Piometría / infección de matriz en el bulldog

En esta grave enfermedad el útero se llena de pus (=infección), llegando en ocasiones a pesar 10 veces más debido a la acumulación de material purulento. Todo se inicia con el paso de algunos microbios desde el exterior hacia el interior de la perra por el cuello uterino. Normalmente esto sucede durante el celo, que es cuando el cuello uterino se abre. Como siempre existe esa posibilidad en cada celo la naturaleza ya ha dotado a las hembras de mecanismos de control. Así pues, tras el estro o período receptivo de la perra, aparecen en el tracto vaginal gran cantidad de glóbulos blancos con función defensiva para “limpiar” de microbios la zona. Si ese mecanismo no es eficaz y permanecen en el tracto reproductor las bacterias aparecerá la piometra al cabo de unas semanas o meses. Si el cuello uterino se volvió a cerrar tras el celo el proceso es más grave pues no hay dignos externos de que la perra está enferma hasta que el problema es ya grave de verdad: si vuestra perra orina más de la cuenta, ha perdido el apetito, parece que se le engorda la barriga y tuvo el celo hace unas semanas ya podéis correr al veterinario. En cambio si el cuello uterino (=cérvix) permanece abierto veremos unas pérdidas anormales por la vulva que nos indicarán con anticipación que algo no marcha bien.

El diagnóstico es rápido y fácil mediante análisis, ecografía y citología vaginal.
El mejor tratamiento pensando en la salud de la perra es siempre el quirúrgico y consiste en sacar ovarios, cuernos uterinos y matriz por lo que la perra queda estéril. En perras destinadas a la cría puede intentarse en casos no muy avanzados (para lo que tendremos que hacer control ecográfico después del celo imprescindiblemente) el tratamiento médico.

Picor y alergia en el bulldog

picor y alergia

Las alergias son trastornos del funcionamiento del sistema inmunitario por el cual el organismo combate determinadas sustancias que penetran en él mediante la producción de inmunoglobulinas, en vez de adaptarse a la presencia de esas sustancias (moléculas).

Esas inmunoglobulinas producidas se combinarán con las moléculas a combatir desencadenando una serie de reacciones que finalizan con el depósito de esos complejos en tejido corporal, normalmente la piel. Eso produce un eritema (=enrojecimiento), prurito (=picor) y un mal funcionamiento de la piel a ese nivel.

picor y alergia

Como consecuencia el animal se rasca y sobre esa piel irritada y alterada proliferan microorganismos (bacterias, levaduras) y parásitos que producirán aún mas molestias. Si esa irritación se hace crónica (dura más de una o dos semanas) la piel se vuelve más gruesa, se pigmenta si era clara o pierde pigmento si era oscura, y produce grasa o exceso de descamación.

picor y alergiaEn definitiva si vuestro Bulldog es alérgico y según en que momento de la enfermedad comencemos a tratarlo hay que controlar también infecciones secundarias, trastornos de la queratinización (seborrea secundaria) y devolverle la elasticidad para que pueda volver a salir el pelo. Las alergias más habituales son a pólenes de árboles o gramíneas, a ácaros del polvo doméstico o del propio pienso, al alimento ingerido y a las pulgas.

El diagnóstico es muy sencillo siguiendo un protocolo estricto: control del 100% de las pulgas en el animal y su ambiente próximo, dieta hipoalergénica de diez semanas y finalmente si fuera necesario test serológico (con sangre) para determinar exactamente a que presenta alergia vuestro Bulldog.

El tratamiento siempre hay que adaptarlo al paciente y más en las alergias. No es lo mismo una alergia a una planta que podemos evitar, una alergia a picadura de pulgas que podemos eliminar, alergia a un polen que este presente en el ambiente 3 meses al año o alergia a los ácaros del polvo doméstico. En este último caso el picor se manifestaría a lo largo de todo el año por lo que podemos recurrir a la inmunoterapia, en otros casos podemos recurrir a la prednisona o a la ciclosporina siempre bajo control veterinario.

Inmunoterapia.

En casos de alergia a “algo” del ambiente (ATOPIA) y que se manifieste con picor a lo largo de todo el año podemos recurrir a la INMUNOTERAPIA. Para ello primero habremos realizado el test adecuado (intradérmico o serológico) en nuestra mascota. Una vez sabemos si es alérgico a los ácaros del polvo doméstico o a determinado polen de árbol o gramínea (o bien a los tres a la vez) podemos encargar unas “vacunas”.

picor y alergiaSe trata de preparaciones inyectables con concentraciones crecientes de las substancias que dan picor a nuestro Bulldog (alergenos) semanalmente y según la pauta propuesta a largo plazo por vuestro veterinario dermatólogo se inyectarán esas dosis de forma que el perro deje de reaccionar con picor frente al alérgeno y se haga tolerante.

Este tratamiento funciona bien en alrededor de un 70 % de perros atópicos de más de 3 años de edad.

Persistencia del frenillo en el pene del bulldog

Frenillo

En ocasiones por una mala formación de los genitales del cachorro observamos que no se mantiene el “frenillo” en el pene. Se trata de una delgada membrana que puede llegar a romperse por si misma. Si no es así se puede recortar el tejido sobrante mediante sedación o anestesia, según el caso.

frenillo

Pectus excavatum, pecho plano en el bulldog

pecho plan

Se trata de una anormalidad del desarrollo en la cual al cachorro de bulldog se le desarrolla una caja torácica aplanada de zona dorsal a zona ventral, es decir el diámetro dorso-ventral es menor de lo que debería ser.   La costillas pierden su típica forma en arco para pasar a ser mucho más cerradas. Normalmente el esternón también está mal formado y está metido hacia dentro así como los cartílagos costales. Todo ello comprime el corazón y los pulmones por lo que son animales con problemas respiratorios. Si se detecta en cachorros de corta edad puede intentarse aplicar un “corsé” corrector para disminuir el grado de aplanamiento del tórax.

Habitualmente este defecto va asociado a otros como tráquea en “S” y tráquea más estrecha de lo normal. Si tenéis la impresión de que vuestro bulldog es más “plano” que otros cachorros, poneros en contacto con el veterinario!

Parvovirus en el bulldog

Aunque el causante es un virus de pequeño tamaño (de ahí el nombre “parvo”) la importancia de la prevención mediante vacunas en los cachorros es grande. Según la zona se recomienda una vacuna a las 6 semanas y luego revacunar a las 8 y 12 semanas de edad del cachorro. Son vacunas muy eficaces y es muy raro que un perro enferme de GASTROENTERITIS POR PARVOVIRUS si ha sido vacunado. Los síntomas son: diarrea acuosa y luego hemorrágica, vómitos que no remiten con facilidad y disminución de leucocitos en sangre. Es imprescindible el tratamiento por un veterinario para curar al cachorro.

Parainfluenza en el bulldog

Se trata de un virus respiratorio canino que suele encontrarse asociado a Bordetella bronchiseptica siendo los principales responsables de la llamada TOS DE LAS PERRERAS (traqueo-bronquitis infecciosa canina).

Afecta especialmente a animales jóvenes (6 semanas a 8 meses) y, aunque suele ser autolimitante, cuando se asocia a Bordetella produce un cuadro más severo de tos y exudad nasal que dificulta la respiración.

En las razas braquiocefálicas (bulldog), este problema respiratorio se acusa. Siempre va incluido en las vacunas polivalentes de cachorros y adultos. Es altamente contagioso (cada vez que el perro tose o estornuda salen despedidas partículas víricas a varios metros de distancia), por lo que recomendamos desde aquí revacunar también antes de acudir a concentraciones caninas (concursos, residencias…).

Pancreatitis en el bulldog

Es la inflamación del páncreas. Suele provocarse cuando nuestros bulldogs comen comidas grasas en exceso, aunque existen otras causas, como traumatismos, obesidad, algunos fármacos, etc.

El páncreas se encarga de la digestión de las grasas y las proteínas y cuando se inflama, el problema principal es que “se auto-digiere” produciendo mayor inflamación aún.

Los signos más frecuentes de la pancreatitis en el bulldog son vómitos y dolor abdominal muy marcado. Puede haber también pérdida del apetito, diarrea y en casos severos, palidez, shock y hasta problemas respiratorios y de la coagulación.

Son importantes un diagnóstico y tratamiento rápido, ya que en casos agudos el riesgo de muerte de nuestro bulldog es alto.

En el tratamiento, excepto en casos leves, es necesaria fluidoterapia (sueros en vena) con analgesia intensiva y un estrecho control veterinario. Es una enfermedad grave. El páncreas de los bulldogs (y del resto de razas) es un órgano delicado.

Paladar hendido en el bulldog

Paladar hendido

Técnicamente se llama palatosquisis.

Se trata de un defecto en el cual durante el desarrollo del feto no se cierra la hendidura del paladar. Se aprecia fácilmente al nacimiento del cachorro en una revisión pediátrica.

Los primeros síntomas que veríamos en casa son que tiene problemas para mamar pues se atraganta (y pueden morir) y también veremos que saca leche por la nariz. Hay que alimentarlos en posición lo más erguida posible y a veces hay que recurrir a las sondas.

Son frecuentes las rinitis infecciosas por el paso de leche a los senos nasales. Como anormalidad del desarrollo bucal que es suele ir asociada a otras como labio leporino.

Es posible la corrección quirúrgica pero hay que esperar unos meses para la intervención. Es una cirugía laboriosa de realizar pero con muy buenos resultados si la realiza un cirujano con experiencia en Bulldogs.

Page 2 of 6

© CENTRE VETERINARI DE CORNELLÀ