Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Aunque el causante es un virus de pequeño tamaño (de ahí el nombre “parvo”) la importancia de la prevención mediante vacunas en los cachorros es grande. Según la zona se recomienda una vacuna a las 6 semanas y luego revacunar a las 8 y 12 semanas de edad del cachorro. Son vacunas muy eficaces y es muy raro que un perro enferme de GASTROENTERITIS POR PARVOVIRUS si ha sido vacunado. Los síntomas son: diarrea acuosa y luego hemorrágica, vómitos que no remiten con facilidad y disminución de leucocitos en sangre. Es imprescindible el tratamiento por un veterinario para curar al cachorro.