Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Se trata de una infección en la piel, localizada casi siempre en una zona donde el animal se puede rascar o lamer. Normalmente el inicio del lamido o rascado es por un brote de alergia que le da picor.

Esa zona irritada se ve además agredida por el rascado y las bacterias aprovechan para multiplicarse a sus anchas produciendo una piodermatitis que necesita antibioterapia.

Suele responder bien al tratamiento tópico con povidona yodada o vía oral con cefalexinas o amoxi-clavulánico. No mediquéis por vuestra cuenta, podría tratarse de otro proceso similar (sarna, tiña…) y empeorar el cuadro.