Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Algunos Bulldogs y carlinos presentan unos orificios nasales sumamente estrechos. si los observáis veréis como no se trata de un verdadero orificio por donde entrar el aire para respirar, si no de pequeñas rayas verticales, muy estrechas. Por otra parte si observáis a vuestro bulldog en reposo, durmiendo, veréis como está haciendo a cada inspiración un ejercicio inmenso para conseguir todo el aire que necesita. Y así durante las 22-23 horas al día en que está tranquilamente descansando o durmiendo.

Si al salir a la calle respira bien y aguanta el ejercicio podemos pensar que por lo menos su velo del paladar está bastante bien y no interfiere con la respiración.

Cuando en esos animales en reposo cuantificamos la saturación de oxígeno circulante con el pulsioxímetro encontramos valores muy bajos.

La solución es quirúrgica y simple si se realiza en manos expertas. Los bulldogs salen de la clínica andando tal y como han ingresado, en el mismo día, y eso sí, ¡respirando ya mejor!

En las fotos veréis ejemplos de todo el proceso: