Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

El vómito en el bulldog, suele provocarse como reflejo defensivo para eliminar sustancias nocivas que hayan llegado al estómago de nuestra mascota o como
resultado de la irritación de la mucosa gástrica del bulldog.   En otras ocasiones la enfermedad que lo provoca estimula el vómito sin que se haya ingerido nada extraño, por ejemplo, en el vómito que algunas mascotas realizan al viajar en coche (mareo cinestésico del bulldog).

La diarrea consiste en la eliminación de heces de menor consistencia y puede acompañar o no al vómito.

La presencia de vómito y/o diarrea puede deberse a múltiples causas.

Las más frecuentes están asociadas a que nuestra mascota ha comido algo que no debía, pero existen otras, como problemas de hígado, riñón, páncreas, matriz, tóxicos así como cualquier trastorno de estómago e intestinos: parásitos, bacterias, virus, alergias o intolerancias, tumores, material extraño (juguetes, piezas de ropa, huesos,…), e incluso trastornos inflamatorios crónicos.

Dependiendo del motivo el tratamiento y el riesgo pueden variar, por eso es importante un control veterinario, sobre todo en aquellos casos que los vómitos o las diarreas son repetidos o provocan decaimiento de nuestra mascota.

Lo primero que debemos hacer cuando existen vómitos y diarrea, es retirar la comida y el agua unas horas, ya que esto hará que “repose” el aparato digestivo y en casos leves puede ser suficiente para que nuestra mascota se recupere.

Si tras este reposo digestivo persisten los síntomas, o siempre que nuestra mascota esté decaída, se recomienda atención veterinaria. En bulldogs jóvenes o cachorros de bulldog con diarrea o vomito os recomendamos acudir al veterinario lo antes posible!